Consideraciones para una buena redacción

Cada párrafo está compuesto por varias oraciones relacionadas que tratan una misma idea, y entre todos desarrollan un mismo tema general expresado habitualmente en el título.

add
B@UNAM
CUAED

Consideraciones para una buena redacción

El primer paso para lograr una buena redacción es ordenar los pensamientos, reflexionar y contestar las siguientes preguntas:

  • ¿Para qué?

    Antes de iniciar la redacción de cualquier texto, debes tener muy claro el objetivo que persigues, cuál es la finalidad de tu escrito.

  • ¿A quién?

    Siempre debes tomar en cuenta quién y cómo será el receptor de tu texto: su edad, su nivel de estudios, su posición laboral, etc.

  • ¿Sobre qué voy a escribir?

    Un principio fundamental de la redacción es tener algo que decir; debes pensar un tema sobre el cual hablar y contar con información precisa y verdadera para comunicar.

  • ¿Qué debo incluir y qué debo desechar?

    Es obvio que no puedes incluir en un texto toda la información que encontraste, entonces debes seleccionarla y valorarla para utilizar solamente aquélla que te sirva para redactar un escrito ordenado, claro, preciso y conciso.

Una vez resueltas estas cuatro preguntas, se puede empezar a escribir. Pero antes, es importante vigilar los aspectos siguientes:

  1. Formales: detalles físicos de presentación como los márgenes o las sangrías.
  2. De contenido: la coherencia, la claridad, la fundamentación de las ideas, la concordancia, el orden y la precisión de las ideas, la fluidez y utilizar un vocabulario acertado y diverso.

También se debe tener claro que todos los escritos en prosa están divididos en porciones llamadas párrafos. Estos párrafos se dividen entre sí por un punto y aparte y comienzan con mayúscula.

Cada párrafo está compuesto por varias oraciones relacionadas que tratan una misma idea, y entre todos desarrollan un mismo tema general expresado habitualmente en el título.

La correcta redacción de cada párrafo y la conexión entre ellos será la base para lograr un texto ordenado y coherente que trasmita con claridad lo que se pretende expresar.

La estructura normal en la que se organizan los textos bien articulados se divide en 3 partes:

  1. Introducción o inicio
  2. Desarrollo (contenido principal)
  3. Conclusión (o cierre final)

Autoevaluación

Escribe un texto sobre tu experiencia como estudiante. Para facilitar la redacción del mismo sigue los pasos que se plantean en la siguiente tabla: Click para descargar tabla class

Observa los elementos que has escrito y ahora agregar algunos puntos de vista sobre cada uno. Luego revisa una vez más y decide cuáles puedes integrar en tu escrito. Organízalo en las siguientes secciones que representarán los cuatro párrafos de la estructura tradicional de un texto completo:

Párrafo 1. Inicio.

Comienza por decir qué ha significado para ti el estudio. Puedes comenzar así:

Hasta el día de hoy mi experiencia como estudiante ha sido…

Párrafo 2. Desarrollo.

En este párrafo puedes incluir lo que sí te gusta de ser estudiante. Puedes comenzar así:

Lo que me gusta de estudiar es...

Párrafo 3. Desarrollo.

En el segundo párrafo de desarrollo puedes mencionar lo que no te gusta de ser estudiante. Puedes comenzar así:

A pesar de que hay varias cosas que disfruto por ser estudiante; lo que no me gusta de estudiar es que...

Párrafo 4. Cierre.

En el último párrafo o cierre del texto, puedes incluir las ideas más importantes que expresaste en los tres párrafos anteriores y agregar tu balance final acerca de tu experiencia como estudiante. Puedes comenzar así:

En conclusión....

Una vez terminados los párrafos de la tabla anterior debes reunirlos (ya sin las indicaciones de apoyo). No olvides agregar un título y tu nombre como autor del texto.

También revisa la siguiente lista de cotejo class para que verifiques si tu redacción cumple con las características que debe tener un buen escrito.

menu