El relato policíaco

Cuando un crimen se presenta como la principal o la única dimensión de la historia, entonces nace un nuevo género literario.

add
B@UNAM

El relato policíaco

La literatura funciona a partir de la “reutilización” de temas, escenas, personajes o imágenes verbales, ya sea a lo largo del tiempo, o de manera preferente en un momento histórico determinado. Un ejemplo de la “reutilización” de temas, personajes, atmósferas, a lo largo del tiempo, es el relato policíaco. Además, es interesante ver su evolución y transformación en lo que se conoce como "novela negra", narrativa de actualidad, para saber en qué radica su valor literario.

Si quieres saber cuáles son las posibles diferencias entre novela policiaca y novela negra puedes leer la opinión de Juan Manuel Servín, escritor mexicano, en la insert_link Revista Zócalo.

 

Características de la novela policíaca

Ernest Mandel (1986) señalaba que cuando un crimen –y en especial, el descubrimiento de su perpetrador– se presenta como la principal o la única dimensión de la historia, cuando el crimen mismo queda reducido de un drama humano a un misterio por resolver, entonces nace un nuevo género literario.

Según Rivera1 (2009), pertenecen a este género todos los relatos cuyo asunto es resolver un misterio, comúnmente un crimen. De allí que el hilo conductor de la narración en este tipo de relatos lo constituya la investigación de un hecho criminal. Así mismo, el enigma debe ser descubierto por el lector, aunque siempre es desenmascarado por el detective. De allí que se le conozca también como novela enigma, novela problema o novela de investigación racional; pues estas novelas presentan el hecho criminal como un enigma para la razón (Cerqueiro, 2010).

Quizás la obra más representativa de este género sean los famosos cuentos Las aventuras de Sherlock Holmes de Sir Arthur Conan Doyle. ¿Quién no reconoce al insigne detective encargado de resolver misterios a través de su agudo intelecto? No obstante, ¿cuáles son las características que nos permiten afirmar que una obra u otra pertenecen realmente a este género? lo averiguaremos a continuación.

  • Temática

    Según Martin Cerezo2 (2005), el nacimiento de toda narración policíaca implica la desaparición o puesta en duda del sistema de seguridad que la vida social presupone, pues el punto de partida consiste en la ruptura del orden existente, la quiebra de las relaciones sociales aceptadas, debido a la irrupción del crimen en una escena social. Este tipo de relatos se manifiesta como una “batalla” de ingenios, entre el detective y el criminal, el autor y el lector. La clave radica en la dilucidación del misterio: ¿quién fue?, ¿cómo lo hizo?, ¿a quién?, ¿cuándo?, y sobre todo ¿por qué?. La finalidad es, desenredar el misterio, pero con base en las pistas que cuidadosamente han sido presentadas en la trama, de tal suerte que al ser desenredado el misterio, se pueda “sorprender sin engañar” al lector (Mandel, 1986, como se cita en Rivera, 2009).

  • Personajes o estereotipos

    * El número de personajes es reducido y ellos siempre están presentes en la escena del crimen (Mandel, 1986, como se cita en Rivera, 2009).

    * El criminal es un solo individuo, un ser convencional y formal, no necesariamente un archivillano (Mandel, 1986, como se cita en Rivera, 2009).

    * El relato cuenta siempre con un solo héroe (el detective o investigador, no la policía), quien cuenta con cualidades excepcionales y altísimas capacidades intelectuales que le permiten descifrar las pistas, es el portador de los valores colectivos y por tanto el encargado de curar la herida social que el crimen simboliza. El objetivo de este personaje es el retorno del orden mental por medio de la verdad, y del orden social por medio de la justicia. Es común que el detective pertenezca a una familia ilustre (Martín, 2005).

  • Escenarios y ambientes

    Cerqueiro3 (2010), señala que la acción de la novela policíaca suele situarse en las sociedades occidentales contemporáneas, sobre todo en los países anglosajones y en Francia hasta las últimas décadas del siglo XX, cuando comienzan a aparecer novelas ambientadas en muchos otros lugares: Asia, África, países nórdicos, Italia, España, Grecia, etc.

    Así mismo, según Cerqueiro (2010), los escenarios predominantes en las novelas policiacas son lugares cerrados y de carácter privado (como la casa, e incluso espacios aislados en el campo), cuestión que podría atribuirse a la necesidad de reducir el elenco de personajes sospechosos, característico del relato de índole más bien psicológica.

  • Autores y obras

1. Rivera, S. (2009). Mecanismos elementales del relato policiaco en un cuento de María Elena Bermúdez. CIENCIA ergo-sum, Revista Científica Multidisciplinaria de Prospectiva, 16(2), 117-124. Recuperado de: https://www.redalyc.org/pdf/104/10411360002.pdf

 

 

2. Martín Cerezo, I. (2005). La evolución del detective en el género policíaco. TonosDigital Revista Electrónica de Estudios Filológicos, 10, 362-384. Recuperado de: https://www.um.es/tonosdigital/znum10/estudios/estudios10.pdf

 

 

3. Cerqueiro, D. (2010). Sobre la novela policíaca. Ángulo Recto. Revista de estudios sobre la ciudad como espacio plural, 2(1). Recuperado de: http://www.ucm.es/info/angulo/volumen/Volumen02-1/

 

 

Características de la novela negra

De acuerdo con Sampietro (2002), el género negro tanto en cine como en literatura es conocido por el pesimismo de sus mensajes y la exaltación de sentimientos tales como la farsa, la sospecha, el cinismo y lo fatal.

Según Cerqueiro (2010), en esta nueva novela existe el misterio y hay solución del caso, pero esto ya no es lo importante, en la novela negra, el crimen pasará de ser algo anecdótico, pero imprescindible, a ser una pieza activa, importante y decisiva del género. Es decir, el crimen es realizado por personas que lo cometen por algún motivo, y no por dar un cadáver al escritor.

La novela negra, surge según Cerqueiro (2010) durante los años 20 del siglo XX como consecuencia de la pérdida de fuerza en la novela policiaca clásica, debido a su falta de originalidad.

  • Temática

    En la novela negra, según Martín Cerezo (2002) la acción se superpone a la investigación, y el crimen, pieza fundamental del juego, deja de ser un elemento estático para ser un elemento dinámico. Con este tipo de novela policíaca ya no se pretende tranquilizar ni satisfacer juegos racionales para aristócratas ociosos, sino que se trata de satisfacer necesidades emocionales y de reflejar —y denunciar en algunos casos— la deprimente realidad.

    Para Sampietro (2002), las historias de la novela negra conllevan un sabor amargo y reflejan relaciones humanas mediatizadas casi siempre por el interés de poseer dinero o una parcela de poder; las otras personas no son más que un medio para lograrlo y la mentira es el pan de cada día: allí todo es falso.

  • Personajes o estereotipos

    El personaje del investigador en la novela negra según Cerqueiro (2010) usa además de la razón, la fuerza, pues a través de ella es que podrá conseguir develar los enigmas que se plantean en la trama de la historia. El investigador pasa de ser un semidiós a un ser mortal. Es decir, surge en este género la necesidad de que haya un detective más realista, que sea más parecido a la gente corriente y no un ser excepcional, como se le caracterizaba en la novela policiaca clásica.

    Para Martin Cerezo (2002), la caracterización realista del detective en la novela negra implica que el detective pasará a ser un perdedor, cuya vida personal es un desastre, pues a pesar de que siempre acabará resolviendo los casos que se le presentan, no se puede decir que su trabajo le haya permitido triunfar en la vida. Es un personaje que domina el cinismo y la ironía, duro tanto física como psicológicamente (Martín Cerezo, 2002).

    Los personajes que aparecen en este tipo de novelas, de acuerdo con Cerqueiro (2010) son personas descritas tal y como son en la vida real, que piensan y hablan en un lenguaje real. Es decir, poseen rasgos realistas que los dotan de luces y sombras, tal y como ocurre en la vida real.

  • Escenarios y ambientes

    Cerqueiro (2010), señala que el realismo de la novela negra demanda sitios públicos que retratar: la calle, y más ampliamente la ciudad, pues es aquí donde se encuentran la mayor parte de las contradicciones sociales del mundo actual.

    Desde el punto de vista de Sampietro (2002)4, los ambientes que destacan en este género se encuentran desenvueltos en ciudades perversas poseídas por la traición y el desencanto.

    De acuerdo con Cerqueiro (2010), los escenarios y ambientes se caracterizan en este género literario por ser realistas, exponer el escenario urbano, el culto a la violencia, el empleo de un nuevo lenguaje y la crítica social. Esta nueva novela realista y urbana devela los entresijos de una sociedad basada en la explotación, el consumo y en la marginalidad, como antiguamente la novela policíaca clásica se dedicaba a develar al asesino (Cerqueiro, 2010).

  • Autores y obras:

Para saber más

Si quieres adentrarte más en el tema o tener más información, puedes consultar el siguiente sitio: insert_linkwww.bne.es

4. Sampietro, F. (2002). Pasión de Cínicos. Incursiones en el "género negro". Red Voltaire. Recuperado de: https://www.voltairenet.org/article120333.html

 

 

Autoevaluación

Instrucciones

Responde a las siguientes preguntas eligiendo entre las opciones que se presentan la respuesta correcta.

1. La novela policíaca clásica tiene como principal objetivo:

2. ¿Cuál es el propósito central en la novela policíaca negra?

3. ¿Cuál es la principal similitud entre la novela negra y la novela policíaca clásica?

menu