Velocidad de lectura

La velocidad de lectura se refiere a la cantidad de palabras que leemos por minuto, en silencio, siguiendo un ritmo de lectura natural y con la intención de comprender el contenido de un texto determinado.

add
B@UNAM

Velocidad de lectura

¿Qué tan rápido lees y cómo afecta esto la comprensión de lo que lees? Cuando hablamos de velocidad lectora, nos referimos a la cantidad de palabras que leemos por minuto, en silencio, siguiendo un ritmo de lectura natural y con la intención de comprender el contenido del texto.

Si leemos muy rápido podemos perder detalles importantes del texto, y si por el contrario lo hacemos muy despacio, será fácil perder concentración e interés en la lectura, así que lo ideal es lograr una velocidad que nos permita fluidez sin perder precisión. Cuando leemos con fines de aprendizaje nos tardamos más que cuando lo hacemos por placer: se considera que una velocidad lectora normal “consiste en leer entre 250 y 500 palabras por minuto en la lengua materna y un 70% de comprensión”. 1

Revisa el siguiente video para conocer diversos factores que afectan nuestra velocidad lectora:

Si quieres saber más acerca de cómo leer para aprender mejor, te recomendamos en siguiente curso abierto y gratuito en Coursera: Aprender call_made.

1 Centro Virtual Cervantes

Es muy importante saber que leemos más rápido de lo que vocalizamos, pues al leer tenemos puntos de fijación, esos pequeños detenimientos que hace el ojo, para cada fragmento que vamos leyendo. Tanto la duración como lo que se recupera en cada fijación, cambia con el tiempo. Los niños tienen una duración mayor de la fijación, es de 0.33 segundos, mientras que en nivel universitario las personas rondan los 0.24 segundos por cada fijación.

En cada fijación reconocemos muchas palabras antes de terminar de leerlas por completo, así que por ello es importante, si queremos mejorar la velocidad de lectura, evitar la costumbre de verbalizar mentalmente las palabras, leer palabra por palabra o regresar en el renglón varias veces. Para mejorar la velocidad lo que queremos lograr es una fijación ocular amplia, es decir, lograr que el ojo registre, en una sola fijación, el mayor número posible de palabras. Esto es una habilidad, lo cual significa que podemos mejorar con práctica.

Autoevaluación

¿Quieres saber cuántas palabras lees por minuto? Entonces realiza el siguiente test. Da clic en el botón que dice "Comenzar" y se desplegará un texto que deberás leer por completo y en silencio. Cuando termines da clic en el botón "Finalizar", así conocerás cuál es tu velocidad de lectura. ¡Adelante!

Comenzar

Palabras por minuto 
Tiempo 

Ahora que conoces cuál es tu velocidad lectora, compárala con los valores que se consideran adecuados:

 PrimariaSecundariaPreparatoriaUniversidad
Grado escolar123456123123 
Usual80115138158173185195204214224237250280
Adecuado125150180220250270300320350380420450480
Normas y metas para la lectura en silencio según Taylor (2006)

Como verás, nivel universitario lo normal es leer entre 280 y 480 palabras por minuto. Como vimos en el video, para los subtítulos que se presentan en las películas se considera una velocidad de 180 palabras por minuto para que el espectador esté cómodo y pueda seguir la imágenes con tranquilidad. Seguramente, después de interpretar tus resultados, ahora quieres saber qué puedes hacer para leer más rápido. Lee a continuación algunos consejos:

  1. Antes que todo, es indispensable verificar que nuestros ojos estén funcionando correctamente, es decir, es necesaria una visita al optometrista para confirmar que nuestra visión sea 20/20, de no ser así, será necesario usar algún tipo de lentes para alcanzar este estándar.
  2. Lo siguiente es reducir el número de puntos de fijación, pues obviamente ganamos tiempo, de ahí que evitemos la práctica de verbalizar mientras leemos. Además, mientras menos regresiones hagamos para corroborar lo que leímos, será mucho mejor.
  3. Otra sugerencia es apoyarnos en audiolibros cuya velocidad se pueda modular. Ajustamos entonces el ritmo a un nivel normal para nosotros o levemente más rápido de lo que consideremos cómodo, así nos obligaremos a seguir un ritmo constante, lo cual es una característica de todo buen lector. Para marcar el ritmo al leer textos impresos podemos usar un señalador como la pluma o el dedo índice.
  1. Si estás entrenando fluidez, otra sugerencia es usar materiales cuyo vocabulario sea comprensible para nosotros o levemente por debajo de nuestro nivel. Esto es porque cuando nos enfrentamos a palabras muy difíciles, en lugar de hacer 2 o 3 puntos de fijación en cada palabra, puede ser que usemos hasta 6 o 9, y eso detiene la velocidad lectora.
  2. Estar concentrados es vital. Es decir, no divaguemos. La recompensa vale este esfuerzo. Recuerda que a mayor fluidez, tenemos más concentración, más atención, mejor memoria y mejor uso de nuestros recursos cognitivos para tener una experiencia de lectura maravillosa.
  3. Lleva un registro que muestre cómo progresa tu habilidad de lectura. Sentirás mucha satisfacción al ir viendo tus progresos.
  4. Finalmente te recomendamos el uso de software específico para identificar palabras a diferentes ritmos. Te invitamos a practicar con uno de los muchos programas libres que están disponibles en internet para este propósito: Entrenamiento de velocidad lectora call_made
menu