Imperio colonial inglés, siglos XVI-XVII

La reina Isabel I sentó las bases del Imperio inglés, apoyó la fundación de colonias, pero también la piratería y la exploración.

add
B@UNAM

Imperio colonial inglés, siglos XVI-XVII

Para el siglo XVI, Inglaterra ya había realizado importantes cambios en su estructura económica: mejoró la agricultura con la rotación de cultivos, impulsó una industria manufacturera de herramientas y artículos de primera necesidad cuyos excedentes se comenzaron a exportar, y su industria naval se desarrolló favorablemente. Estos factores colocaron a Inglaterra en una plataforma capitalista superior a otras naciones. Fue a finales de este siglo que la naciente potencia empezó a construir un imperio comercial y colonial que la convertirían durante tres siglos en la reina de los mares y en la potencia más rica del orbe.

Un papel importante en este proceso de consolidación del imperio, lo tuvo su reina Isabel I, hija de Enrique VIII y Ana Bolena, porque alentó la piratería en forma no oficial, ayudó a los exploradores como sir Walter Raleigh (fundador de la colonia de Virginia en América del Norte e introductor del tabaco en Europa) y sobre todo, contribuyó a la derrota de la “armada invencible” de Felipe II. Se puede afirmar que Isabel I sentó las bases del imperio inglés.

Fuente: Wikimedia https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Elizabeth_I_(Armada_Portrait).jpg

La expansión comercial del mercantilismo inglés durante los siglos XVI y XVII, se enfocó en el norte del continente americano –en búsqueda de un paso interoceánico-, en la Guyana al norte de Brasil, al Oriente, y en las Antillas.

El sistema de dominio se basó en el establecimiento de colonias de poblamiento, empresas que por lo general quedaron en manos de particulares: puritanos, cuáqueros y católicos, que eran renegados religiosos en la metrópoli, distintos grupos sociales, sobre todo aquellos en busca de nuevas oportunidades, y personas de diferentes nacionalidades conformaron la nueva población de las posesiones ultramarinas.

La Corona no puso restricciones a los nuevos colonizadores, ello debido a la carencia de mano obra indígena – escasa en el Caribe y dispersa en vastos territorios en América del norte- se requerían grandes contingentes de pobladores y de fuerza de trabajo esclava. Inglaterra entró a la carrera de la trata negrera con la “bendición” del imperio español, para monopolizar la venta de esclavos a sus colonias. La Compañía de los Mares del Sur, formada por consorcios financieros ingleses, fue la beneficiada de dicha tarea.

Fuente: Wikimedia https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Blakesstgeorgeatsantacr.jpg

Las instituciones políticas de las nuevas colonias presentaban tendencias democráticas, de representatividad, pero sólo de grandes propietarios y grupos financieros. Así también, su crecimiento económico fue sorprendente, ya que desarrolló empresas exitosas y de gran competitividad en el comercio internacional. A finales del siglo XVII, la metrópoli aumentó su injerencia en sus posesiones, dando así origen a movimientos de independencia.

Los capitales obtenidos a través del sistema colonial fortalecieron al estado absolutista, ayudaron al crecimiento de la industria y de los sistemas financieros. Gran parte de los recursos obtenidos fueron destinados al crecimiento del imperio, y muchas de las guerras de expansión se autofinanciaban a través de una flota naval poderosa y con las guerras europeas.

Autoevaluación

Con base en el contenido que estudiamos en esta sección, elige si las siguientes afirmaciones son falsas o verdaderas:

  1. Durante el gobierno de la reina Isabel se sentaron las bases del imperio inglés porque alentó las exploraciones y la piratería.


  2. Gracias a los recursos que obtuvo de sus colonias, Inglaterra pudo iniciar la Revolución Industrial.


  3. El colonialismo inglés, de los siglos XVI y XVII, se enfocó en diversas regiones del mundo, destacando África y Asia.


  4. Los capitales obtenidos a través del sistema colonial fortalecieron el estado absolutista inglés

menu