La importancia de las migraciones en la Prehistoria: el hombre de Cromañón

En la Prehistoria, debido a que el hombre tenía un escaso conocimiento de la naturaleza, y por tanto un precario control de la misma, las migraciones más importantes que realizó se debieron fundamentalmente a los cambios climáticos o geográficos de diverso tipo.

add
B@UNAM

La importancia de las migraciones en la Prehistoria: el hombre de Cromañón

Las glaciaciones fueron, sin duda, el más importante disparador de los movimientos poblacionales, puesto que provocaron la desaparición de especies animales y vegetales, así como la aparición de otras. Además de las causas de tipo climático geográfico, existieron otras, como rencillas locales o excedente de población.

Los homínidos de la Prehistoria , así como los hombres propiamente dichos, emigraban en grupos pequeños que seguramente no rebasaban los 20 miembros, y que de alguna manera tenían relaciones de parentesco; en esos grupos había individuos de varias edades y de ambos sexos, con una primitiva división del trabajo, precisamente por edad y sexo. Su deambular era muy lento, lentísimo a nuestros ojos, ya que dependían en mucho del desplazamiento de los animales de caza.

En la ilustración puedes observar la vestimenta de los hombres de Cromañón, aún, en este caso, habitantes de cuevas. Cada detalle de esta imagen implica, o bien resultados de investigaciones, o bien hipótesis de trabajo.

Los hombres de Cromañon u homo sapiens trabajando instrumentos líticos, Fuente: Charles R. Knight (1920), Wikimedia commons

Durante 250,000 años hubo muchas migraciones, cuyo resultado fue el poblamiento de casi todo el mundo.

La gran migración del Cromañón, llamado también homo sapiens sapiens, desde África al resto del mundo tuvo como primera gran consecuencia el poblamiento del planeta por estos seres inteligentes. Otras consecuencias del desplazamiento y posterior extinción de los neandertales, fue la invención y uso de nueva tecnología por grupos sociales cada vez  más complejos.

El hombre en su desplazamiento fue modificando el medio geográfico, la satisfacción de necesidades de alimentación, defensa y vestido, provocaron: deforestación, extinción de diversas especies de animales, contaminación de aguas y erosión de los suelos.

El hombre tardó millones de años en evolucionar hasta convertirse en lo que es hoy, con todas sus características anatómicas como la posición erguida, los órganos del habla, el dedo pulgar oponente al resto de los mismos y por supuesto el volumen del cerebro. Todas estas características lo han convertido en el animal dominante, capaz de transformar y aún destruir la naturaleza.

Reconstrucción del Homo Sapiens del Paleolítico, Matteo De Stefano /Science Museum (s/f), Fuente: wikimedia commons.

"Charles Darwin en sus últimos años", J. Cameron (1869), Fuente: Wikipedia Commons

No vamos a ver aquí cómo el hombre evolucionó, ni las distintas teorías alrededor de ese fenómeno. Partiremos de aceptar la teoría evolutiva originada principalmente por Charles Darwin y del estudio de los seres más cercanos al hombre moderno: el Homo erectus, el hombre de Neandertal y el hombre de Cromañón. De acuerdo a las investigaciones más recientes, los tipos principales de homínidos surgieron en África; así, el Ardipithecus; y el Homo habilis (surgió hace más de dos millones de años). El Homo erectus data de cerca de dos millones de años y fue, además, el primer homínido que emigró de África, hace alrededor de un millón de años. El Homo sapiens apareció en su forma anatómica moderna aproximadamente hace cien mil años.

Las migraciones del hombre prehistórico tuvieron que ver directamente con las condiciones del medio geográfico y naturalmente con la persecución de las piezas de caza. El hombre prehistórico siguió evolucionando y al mismo tiempo progresando, en la medida que poblaba diferentes áreas y regiones continentales, se adaptaba a las diversas condiciones del medio ambiente, creaba nuevos instrumentos y establecía diversos tipos de relaciones con el medio circundante. La Prehistoria, o etapa en la cual aún no se crea la escritura, se divide a su vez en Paleolítico y Neolítico.

Pieza foliácea bifacial, Hugo Obermaier (ca.1913-1925), Fuente:Wikimedia commons.

El Paleolítico comprende desde la evolución de los homínidos hasta la invención de la agricultura y la ganadería. En esta etapa el escaso conocimiento que el hombre tenía de la naturaleza causaba que sus actividades económicas fueran muy elementales. El hombre vivía de lo que le proporcionaba el medio: cazaba, recolectaba y pescaba, pues aunque elaboraba instrumentos, éstos no transformaban la naturaleza para hacerla producir más, a favor del hombre. Era nómada, es decir, no se establecía en lugares fijos, en ocasiones se refugiaba en cavernas y poco a poco fue formando aldeas temporales.

Un gran salto en su desarrollo se dio con la invención de la agricultura y el pastoreo, actividades con las que el hombre cazador-recolector y por tanto predador, se transformó en productor. Este proceso es conocido como Revolución Neolítica, acuñada así por el antropólogo inglés Gordon Childe. Estas actividades llevaron a los hombres a los principios del sedentarismo, a la formación de aldeas y posteriormente, en algunos casos, de ciudades.

En 1822, William Auckland exhumó de la cueva de Paviland, en Gales, un esqueleto recubierto de ocre, la “Dama roja”, cuya naturaleza sólo será reconocida muchos años más tarde: se trataba nada más y nada menos que del primer espécimen de un hombre de Cromañón, el hombre moderno.

Con la aparición del Cromañón hay un gran despegue en la historia humana; un Gran Salto Adelante que se realizó hace aproximadamente 50,000 años. Sus signos más antiguos proceden de yacimientos de África suroriental en los que se han encontrado útiles de piedra y las primeras joyas conservadas: cuentas de huevos de avestruz. Dichos avances no tardaron en aparecer en Medio Oriente y el sureste de Europa, y después, hace unos 40,000 años, en el suroeste de la región europea, donde abundantes artefactos están asociados a esqueletos de hombres modernos, es decir, de cromañones.

El hombre de Cromañón es ya homo sapiens sapiens, más evolucionado que el neandertal, que se denomina homo sapiens. En la ilustración puedes observar sus atuendos, sus danzas y el fondo, en una pared de la cueva, una pintura rupestre.

Fiesta en la edad de piedra, Fuente: Viktor Mikhailovich Vasnetsov (1883), Wikimedia commons.

El hombre de Cromañón es catalogado ya como homo sapiens y más evolucionado que el neandertal. A diferencia de éste, es más alto, de cabeza un poco más pequeña. Tiene el aparato ortofónico bien desarrollado, apto totalmente para el lenguaje articulado, la frente recta y el mentón más grande. Es como nosotros.

Es el Cromañón quien transitará de las actividades predadoras (caza, pesca y recolección) a las productoras (agricultura y ganadería). Para ello pasaron miles de años, durante los cuales emigraron, y poblaron casi todo el planeta en tanto que perfeccionaban sus instrumentos de caza y pesca, así como muchos otros aspectos de su vida.

Dentro de los utensilios de los cromañones destacan los instrumentos de piedra y de hueso, cada vez más finos y especializados. También aparecieron útiles de varias piezas, que desplazaron a los de una sola, como los raspadores manuales, arpones, propulsores, así como arcos y flechas.

Fuente: Wikipedia

Estos medios, eficaces para matar a distancia, permitieron la caza de presas grandes y peligrosas, mientras que la invención de la cuerda para hacer redes, líneas y trampas facilitó la incorporación del pescado y las aves a la dieta de los cromañones. Los restos de viviendas y tejidos cosidos atestiguan una gran mejora en la capacidad para sobrevivir en climas fríos y los de joyas y esqueletos cuidadosamente enterrados indican avances artísticos y espirituales francamente revolucionarios.

Los cromañones emigraron desde África Oriental desde hace cerca de 100,000 años antes de nuestra época. Durante los últimos tiempos del Paleolítico, cerca de 40,000 años atrás, las migraciones se hicieron aún más importantes, puesto que los hombres aprendieron a construir embarcaciones y atravesaron el mar abierto. Así, aproximadamente 40,000 años atrás, los hombres salieron del sudeste asiático y llegaron a Australia, y hace por lo menos 30,000 años habían comenzado el poblamiento de las islas del Pacífico. Tiene cerca de 13,000 años, que seres humanos entraron en el continente americano; pero lo hicieron caminando, cruzando el Estrecho de Behring (que separa Siberia de Alaska) durante la época de las glaciaciones, cuando el nivel del mar descendió en casi 200 metros. Estamos hablando entonces de que los cromañones migraron, hasta casi cubrir todo el planeta, por cerca de 87,000 años. Tanto en extensión como en duración, este tipo de migración es infinitamente más ambicioso complejo y rápido que el de los neandertales.

En el siguiente mapa podrás ver con mayor detalle los datos cronológicos y los lugares que fueron poblando los grupos de homo sapiens sapiens.

Dispersión del homo sapiens en el mundo", CUAED (2018)

Autoevaluación

Ahora, para que puedas reforzar lo que has aprendido sobre los cromañones, realiza la siguiente actividad.

Con base en lo revisado en el tema, relaciona las columnas.

a) Hace 100,000 años antes de nuestra era desde África Oriental.

b) Es una migración de mayor alcance y en la que se desarrollaron nociones funerarias y artísticas.

c) Transitará de actividades predadoras como la caza y la pesca a actividades productoras como son la agricultura y la ganadería.

d) Regiones de Europa.

Época en que vivieron (Siglos A. de C.)

Actividades principales

Características de sus migraciones

Regiones en las que se han encontrado evidencias fósiles.

done Evaluar
menu