Movimientos migratorios en Estados Unidos

El desarrollo histórico de Estados Unidos ha estado marcado por diversas corrientes migratorias que comenzaron con los ingleses en el siglo XVII y han sido una constante.

add
B@UNAM

Movimientos migratorios en Estados Unidos

Introducción

La historia de Estados Unidos está marcada por movimientos migratorios de gran trascendencia, desde su conformación hasta la actualidad. Para entender la ola migratoria que se dio a lo largo del siglo XIX y principios del XX, revisaremos los antecedentes que dieron origen a la conformación de esta nación.

Aunque el territorio actual de los Estados Unidos antes de la llegada de los europeos estaba habitado por cerca de 200 etnias indígenas, que sumaban aproximadamente una población de entre diez y doce millones de personas y su nivel de desarrollo iba desde sociedades de cazadores y recolectores hasta agricultores, y presentaban características culturales específicas, ejemplo de lo cual eran las más de 50 lenguas que hablaban. La historia moderna de ese país está marcada por las migraciones de europeos, asiáticos y africanos. En este texto revisaremos las dos primeras.

Colonización, siglos XVII y XVIII

Las primeras naciones en tener contacto con el territorio norteamericano fueron España y Francia sucesivamente. Sin embargo, fueron los británicos quienes establecieron asentamientos coloniales de gran importancia. A finales del siglo XVI,Inglaterra comenzó su acercamiento al continente americano con múltiples expediciones al norte.

Desde el punto de vista económico, Inglaterra destacaba en el siglo XVII por el desarrollo de una fuerte industria y la aplicación de nuevas tecnologías en la agricultura. En las ciudades, crecía el comercio y las manufacturas; principalmente textiles, que fortalecieron a la clase burguesa. En el campo, la formación de grandes latifundios provocó numerosos desplazamientos de gente sin tierra a los centros urbanos. El comercio de esclavos y la piratería dieron pie a una fuerte acumulación de capitales. En el ámbito internacional, los ingleses eran considerados militarmente poderosos, sobre todo por su flota.

A mediados del siglo XVII, la Gran Bretaña sufrió una revolución político-social (1640 – 1660) que instauró una monarquía constitucional, basada en un sistema representativo.

La consolidación de la Iglesia anglicana, independiente de Roma y con tendencias calvinistas moderadas, tomó fuerza para el siglo XVII, lo que originó la persecución de católicos y de diversos grupos protestantes (los puritanos, los calvinistas, los cuáqueros).

Bajo este contexto, la colonización de América ofrecía nuevos mercados, la oportunidad de tierra y un mejor nivel de vida, así como refugio a los perseguidos religiosos, entre otros muchos aspectos. Para justificar su entrada en el nuevo continente, los ingleses hicieron toda una campaña de desprestigio contra España, debido a su incapacidad para aprovechar los recursos americanos y a las atrocidades que cometía contra los indígenas: difamaciones conocidas como “La leyenda negra”.

La formación de las colonias británicas quedó en manos de compañías privadas, que en busca de mercados, tierras y nuevas inversiones, financiaban la empresa, proporcionaban colonos y designaban al gobernador y la política que debería seguirse en los futuros asentamientos. En 1606, las compañías de Londres y Virginia y la compañía de Plymouth fueron las primeras con éxito en fundar asentamientos en el actual estado de Virginia. Para la corona todos los colonos conservaban sus derechos de ingleses, así como sus hijos. Podían comprar tierra, establecer comunidades, portar armas y legislar a su nueva sociedad. Durante los siglos XVII y XVIII, se fundaron en total trece colonias a lo largo de la costa Atlántica del actual territorio de los Estados Unidos.

Para 1690, el número de habitantes de las Trece colonias era aproximadamente de 210,000. La mayoría eran agricultores, y sólo una pequeña porción vivía en las ciudades. No existía una nobleza refinada como en Inglaterra, ya que el rey no quiso fundar una aristocracia colonial. La mayoría de los colonos habían sido campesinos, artesanos, obreros o pequeños comerciantes. Existía un gran número de “sirvientes por contrato” o prisioneros que al cabo de trabajar durante varios años obtenían una porción de tierra y/o su libertad.

Fuente: Wikipedia

Los principales oficios de los colonos eran granjeros, plantadores, sirvientes escriturados o contratados, artesanos, comerciantes, marinos y trabajadores no calificados. Más del 80% de la población se dedicaba a la agricultura en el siglo XVII y mediados del XVIII.

Los nuevos habitantes lograron gran independencia política de su metrópoli, impulsaron importantes manufacturas, desarrollaron cultivos productivos, promovieron la educación primaria y superior, decretaron la libertad de cultos y comenzaron su expansión hacia el oeste, lo que provocó una política de desplazamiento y exterminio de los grupos de indios para poder así edificar una sociedad totalmente inglesa.

Inspirados en las ideas puritanas, se consideraban elegidos por Dios para regenerar al mundo, y su éxito era prueba de su superioridad y de su salvación. A través del trabajo comunitario glorificaban a Dios y rompían los estamentos señoriales. El proceso colonizador muchas veces fue organizado por grupos religiosos, unidos por su oposición a la Iglesia Anglicana y por pactar una nueva forma de organización social. Ejemplo de ello fueron “el contrato de Mayflower”, de puritanos calvinistas asentados en Plymouth y las comunidades de cuáqueros al norte de la costa atlántica.

Durante la segunda mitad del siglo XVIII, las relaciones de las colonias con Inglaterra se vieron afectadas por la creación de nuevos impuestos, el control del comercio colonial, las restricciones en la industria, la demanda de hombres para las guerras y la nula representación de los colonos en el Parlamento. El disgusto de los colonos dio origen al movimiento de independencia, decretada en 1776.

Durante el siglo XVIII, la población de las colonias se incrementó considerablemente de 250,000 en 1700 a 2,500,000 en 1776. Algunas de las causas de este crecimiento fueron la baja en la tasa de mortalidad, la juventud de la población, la ausencia de hambrunas, epidemias y crisis demográficas, una mejor dieta. No obstante estos datos, las migraciones también contribuyeron en más de un 20%.

La migración inglesa se vio modificada por la política de la corona de no dejar salir a los artesanos calificados, pero sí a los presos políticos y militares, a los vagabundos, malhechores, pobres y criminales.

A lo largo del siglo XVIII migraron pobladores de otras latitudes. Entre ellos se distinguen: alemanes (225,000); escoceses-irlandeses (250,000); franceses hugonotes, y en menor número, galeses, irlandeses católicos, holandeses y judíos sefardíes.

Fuente: Wikipedia

Movimientos migratorios europeos y asiáticos durante el siglo XIX y principios del XX

Después de haber logrado su independencia (1776), los Estados Unidos se convirtieron en una República que contaba sólo con el territorio original de las Trece Colonias. No obstante, desarrollaron un proyecto expansionista que los llevó a alcanzar la costa del Pacífico durante el siglo XIX. Los mecanismos empleados para lograr su crecimiento fueron diversos: desplazamiento y exterminio de los grupos indios, invasión de colonos seguida de conflictos bélicos, anexión de países independientes y la compra de territorios a España, Francia, Inglaterra y México.

Expansión territorial de los Estados Unidos (S. XVII al S.XIX)

Un desarrollo económico distinto dividió al territorio estadounidense en dos regiones: el norte, industrial, y el sur agrícola. A pesar de estas diferencias, que se reflejaron en sistemas de trabajo y proyectos de nación opuestos, la nación norteña se iba consolidando en el plano económico.

El crecimiento territorial y económico estuvo acompañado de un aumento importante en la población, debido principalmente a un gran proceso migratorio.

Este desplazamiento de inmigrantes se debió, entre otras cosas, al crecimiento demográfico europeo y su movilidad dentro y fuera del Viejo Continente; una crisis económica europea generalizada; la ventana de oportunidades que ofrecían los Estados Unidos debido a su oferta de trabajo, buenos salarios, posibilidad de adquirir tierras y tener una economía en expansión; la fiebre del oro en California; la baja en los precios del transporte a América, muchas veces financiados por las remesas de parientes ya asentados en Estados Unidos y el crecimiento de construcción de vías férreas.

Fuente: Wikipedia

Los movimientos migratorios no fueron constantes durante todo el siglo XIX, estuvieron marcados por las situaciones de los países de origen y por la de los Estados Unidos. La Guerra de Secesión entre Norte y Sur (1861-1865) y las depresiones de 1857 y la de los años 70 marcaron una clara baja en el número de inmigrantes. También variaron las nacionalidades de los inmigrantes. Durante la primera mitad y los últimos años del XIX, siguió la afluencia de los pobladores provenientes de Gran Bretaña, Alemania e Irlanda. A principios del siglo XIX y durante el boom migratorio, arribaron los inmigrantes de Europa Oriental y mediterránea, así como asiáticos, latinoamericanos y canadienses. Los términos de la migración “vieja” y “nueva” se utilizaron despectivamente para clasificar el origen de los pobladores. Incluso dos generaciones después, o más, seguía identificándose a los individuos por el lugar de procedencia de sus ancestros.

Fuente: Wikipedia

A partir de 1854, cientos de asiáticos, principalmente chinos y japoneses, huyeron del hambre de sus países en busca de oro en el Oeste y mejores salarios en California. Para 1880 había cerca de 100,000 chinos en la costa del Pacífico que trabajaban bajo terribles condiciones en las minas y en la construcción de ferrocarriles, además de otras arduas labores.

Fuente: Wikipedia

Ante la llegada de grupos étnicos distintos, el Estado y la sociedad norteamericana cuestionaron su asimilación y convivencia, basados en las ideas de superioridad racial y de considerarse un pueblo elegido de Dios. Se realizaron censos y se dictaron numerosas medidas para controlar el número de inmigrantes que podían ingresar a la Unión Americana, dependiendo de su lugar de origen. Eran muy restringidas las cuotas de individuos procedentes de Europa Oriental, de Grecia, Italia, de Rusia- y luego la Unión Soviética- y de Latinoamérica. En 1882 se prohibió la importación de trabajadores chinos, y en 1929 quedó restringida la migración asiática, sobre todo de Japón. No obstante, la entrada de inmigrantes ilegales ha sido, desde entonces, una práctica común.

El temor de los norteamericanos de que los nuevos pobladores se convirtieran en vagabundos, criminales o alcohólicos, y acarrearan numerosos males, ocasionó reacciones virulentas contra ellos. Dicha situación, en muchos casos aunada a la falta de un buen empleo y vida digna, provocó que varios inmigrantes retornaran a su país de origen.

Cuadro de grupos migratorios a los Estados Unidos en años escogidos por zonas de procedencia, de 1820 hasta 1924. Los datos entre paréntesis indican la cifra total en porcentaje.

AÑOTOTALEuropa de Noroeste, incluida AlemaniaEuropa del SuresteAsiaCanadá y LatinoaméricaOtros
182084007,500 (89.3%)200 (2.4) 400 (4.7)300 (3.6)
1842104,6007,500 (89.3%)300 (0.3) 4,000 (3.8)600 (0.6)
1854427,8007,500 (89.3%)3,000 (0.27)13,100 (3.1)8,500 (2.0)700 (0.1)
1882789,000 7,500 (89.3%)85,000 (10.8)39,600 (5.0)100,100 (12.7)1,100 (0.1)
1895258,5007,500 (89.3%)108,800 (42.1)4,500 (1.7)3,500 (1.4)200 (0.1)
1896343,2007,500 (89.3%)191,500 (55.8)6,800 (2.0)7,300 (2.1)100
19071,285,3007,500 (89.3%)971,700 (75.6)40,500 (3.2)41,800 (3.2)3,500 (0.3)
1924706,9007,500 (89.3%)161,000 (22.8)22,100 (3.1)318,900 (45.1)1600 (0.2)

Fuente: Adams, W. P. (Comp.) (1979). Los Estados Unidos de América. México: Siglo Veintiuno Editores, p. 172.

En total, se calcula la entrada de entre 35 y 40 millones de inmigrantes durante los años de 1820 a 1924. A partir de 1875 se dio el desplazamiento más fuerte. El establecimiento de los distintos grupos migratorios en determinadas regiones del territorio estadounidense dependió de su actividad, su idiosincrasia, su nacionalidad, entre otros factores.

Distribución geográfica de los principales grupos de inmigrantes.

País de origenZona de asentamiento
AlemanesRegión central, oriental, occidental y septentrional
IrlandesesZonas urbanas del Nordeste (Filadelfia, Boston, Nueva York)
Escoceses y galesesEstados de Nueva York, Pensilvania y Ohio
FrancesesLuisiana (antigua posesión francesa), Nueva Cork y Ohio
CanadiensesNueva Inglaterra, Estados medios del Atlántico. Medio oeste
MexicanosCalifornia y Texas (antiguos territorios mexicanos por lo que no deberían considerarse inmigrantes)
Austro - Húngaros, Italianos y RusosEstados medios de la costa Atlántica. Ciudades
EscandinavosMedio Oeste Y Pacífico

Fuente: Adams, W. P. (Comp.) (1979). Los Estados Unidos de América. México: Siglo Veintiuno Editores, p. 181.

La inmigración durante el periodo en cuestión se caracterizó por ser predominantemente masculina (en un 55 o 60%). Encabezaban el desplazamiento jefes de familia, a quienes se les unían sus esposas e hijos.

La mayor parte de los nuevos pobladores no eran trabajadores especializados, y de serlo, pocas veces pudieron desempeñar su oficio. Sólo algunos lograron ser propietarios de sus medios de producción o capacitarse. El nivel de oportunidades también estaba marcado por la nacionalidad.

Para las mujeres inmigrantes se abrieron oportunidades laborales en la industria textil, en el campo, el comercio y la educación.

Conclusiones

Con la llegada de los colonizadores ingleses al actual territorio norteamericano en el siglo XVII comenzó la migración de diversos grupos, en diferentes momentos y ritmos. Por ello en este texto analizamos las características sociales de esos primeros migrantes que lograron asentarse en las costas, para después migrar, colonizar y conquista el Oeste, en este proceso participaron miles de migrantes que fueron atraídos por la oferta económica (trabajo, tierra, fiebre del oro) tanto europeos como japonés y chinos; aunque parecía que las oportunidades en la nueva tierra eran vastas, el trato social y las oportunidades estuvieron relacionados con la nacionalidad, dada idea de superioridad predominante en la época.

Autoevaluación

Instrucciones: Completa las siguientes frases con base en lo que estudiamos en este texto.

LeyendaFiebreCanadienseJaponesesPlymounthSuperioridadFranciaNacionalidadCuaquerosDesplazamiento

Los primeros países que exploraron el actual territorio de Estados Unidos fueron: España y _____________.

Nombre de la narración que difama a España y justificada la colonización británica de Norteamérica: _____________ negra.

Compañía inglesa que logró fundar de manera exitosa una de las primeras colonias británicas: _____________.

Grupo religioso que emigro a las 13 colonias inglesas asentado en la cota norte del atlántico: _____________.

Mecanismo empleado por los colonos norteamericanos para expandir su territorio hacia el Pacífico, después de su independencia: _____________ y exterminio de los grupos indígenas.

En el siglo XIX migraron a Estados Unidos millones de europeos, uno de los motivos que los impulso fue: la _____________ del oro en California.

Además de alemanes, ingleses e irlandeses, llegaron al territorio norteamericano en el siglo XIX, inmigrantes latinoamericanos, asiáticos y _____________.

Esto emigrantes trabajaron en las peores condiciones en las minas y construcción del ferrocarril en Estados Unidos: Chinos y _____________.

La integración a la sociedad norteamericana de los emigrantes fue compleja por la idea de _____________ racial predominante.

Factor que influyó en el éxito económico y laboral de los inmigrantes que llegaron a Estados Unidos en el siglo XIX: _____________.

menu