Los movimientos migratorios del siglo XX. Un panorama general

El final de la Primera Guerra Mundial implicó el reacomodo de los países beligerantes y una profunda crisis social, económica y política.

add
B@UNAM

Los movimientos migratorios del siglo XX. Un panorama general

Introducción

Al inicio del siglo XX la migración se desarrolló bajo el mismo signo que la centuria pasada (XIX): desplazamiento de los ciudadanos de países europeos hacia el continente americano (sobre todo Estados Unidos y Canadá y en menor medida, Sudamérica) así como también a Australia y África, cada vez más colonizada y explotados sus recursos. Es decir, se trata, principalmente de migraciones motivadas por el factor económico; sin embargo, pronto los conflictos bélicos, persecuciones políticas y enormes desigualdades económicas y sociales entre los diferentes países, modificarían los ritmos de migración a lo largo del siglo XX.

Migraciones entre guerras

El estallido de la Primera Guerra Mundial trajo consigo fuertes movimientos de población que, en primera instancia, trataba de huir de los teatros de operaciones militares (en la propia Europa) o huía del continente europeo. Aquí el móvil cambia: ya no es económico sino político.

El final de la Primera Guerra Mundial implicó el reacomodo de los países beligerantes y una profunda crisis social, económica y política. El Tratado de Versalles, colofón del conflicto, no dejó de ser injusto para varios países, y en vez de concluir con la Primera Guerra Mundial, lo que hizo fue sentar las bases de la Segunda Guerra Mundial.

Un año antes del fin de la guerra, es decir, en 1917, tuvo a efecto la Revolución Rusa, que fue un momento importante de la historia del siglo XX, ya que por primera vez se establecía un régimen triunfante que se autoproclamaba socialista, que realizaba profundas transformaciones en ese sentido y que además, duraría varias décadas. Este acontecimiento conllevó movimientos migratorios, principalmente de gente que huía de la violencia o que se negaba a perder sus privilegios.

En 1929 sucede una terrible crisis económica que también implicó fuertes movimientos migratorios, en este caso por motivos económicos. Con el advenimiento del fascismo (Italia) y el nazismo (Alemania), los regímenes políticos de dichos países persiguieron población minoritaria y provocaron la salida de varios grupos sociales, como por ejemplo, los judíos.

La Guerra Civil Española, considerada por muchos como un ensayo de la Segunda Guerra Mundial, tuvo importantes repercusiones en México, ya que los republicanos derrotados tuvieron la posibilidad de asilarse en nuestro país. Muchos españoles llegaron a México gracias a las facilidades otorgadas por el gobierno de Lázaro Cárdenas. Esta inmigración a nuestro país fue verdaderamente trascendente, ya que llegaron aquí grandes pensadores y artistas que renovaron la cultura mexicana.

El presidente Cárdenas junto con niños exiliados por la Guerra Civil Española
Fuente: Wikipedia

Por diferentes razones, esa gran corriente humana estuvo favorecida desde los lados del Océano Atlántico, ya que los Estados Unidos estaban urgidos de incrementar su población para extender en sus amplios territorios el progreso agrícola, ganadero e industrial. Y al mismo tiempo los países de Europa, con cada barco que salía lleno tanto de aventureros como de trabajadores, encontraban algún alivio a los problemas de su gente más necesitada.

Los movimientos de población hacia América del Norte se mantuvieron, con algunas diferencias, hasta muy entrado el siglo XX. Un dato importante nos dice que en 1930 se constató que en los cincuenta años anteriores se habían trasladado y establecido cerca de 28 millones de personas, gracias a la atracción de la abundancia de tierras, el auge de su economía y las facilidades que se les ofrecían.

También aumentó el número de migrantes hacia América del Sur, concretamente hacia Argentina y Brasil, llegando a superar la cifra de 10 millones de europeos procedentes mayoritariamente de la Europa meridional: Italia, España y Portugal. Otros países que recibieron gran cantidad de emigrantes europeos fueron Australia, Canadá y África del Sur, provenientes de Gran Bretaña, Francia o Irlanda. También Cuba fue un país receptor, que recibió cerca de un millón de españoles en primeras tres décadas del siglo XX.

Las corrientes migratorias afectaron a otros países y continentes. En 1940, más de 20 millones de chinos estaban establecidos fuera de su país.

La Segunda Guerra Mundial tuvo, entre sus características, fuertes desplazamientos de población. Por ejemplo, los judíos formaron en 1948, con apoyo de Inglaterra y los Estados Unidos, el Estado de Israel en territorios palestinos. Muchos palestinos fueron desplazados de sus antiguos territorios, lo que desde entonces es fuente de conflicto en la región.

El barco "Pan-York" de refugiados judíos, llevando nuevos ciudadanos al recientemente establecido estado de Israel, atraca en Haifa. El barco viajó desde la Europa meridional hasta Israel, vía Chipre. Haifa, Israel, el 9 de julio de 1948.
Fuente: USHMM

Después de la Segunda Guerra Mundial, la tendencia migratoria de los países de la Europa meridional cambió de dirección y se dirigió hacia países del centro y norte de Europa: Francia, Suiza, Alemania, Gran Bretaña y Países Bajos. Así, en apenas dos décadas, emigraron a estos países cerca de cuatro millones de italianos, dos millones de españoles, un millón de portugueses y aproximadamente dos millones de yugoslavos y de griegos.

También hubo fuertes corrientes migratorias de italianos y alemanes con destino a Argentina, Brasil y Uruguay, y en general de europeos a los Estados Unidos.

Migraciones a mediados del siglo XX

El fin de la era de las catástrofes significó el desarrollo de la Edad de oro, en la que hubo un importante crecimiento económico en la mayor parte de los países. También hubo divisiones y fuentes de conflicto (así, el desarrollo de varios países socialistas en Europa del Este, China y Cuba; la política de “guerra fría” o enfrentamiento político e ideológico entre potencias capitalistas y países socialistas encabezados respectivamente por EE.UU. y la URSS).

La Edad de oro trajo consigo también el movimiento de descolonización, o independencia de las colonias en África y Asia. Lógicamente estas luchas tenían como resultante importantes movimientos de población, que migraba de país a país o trataba de llegar a Europa.

Destacan en la Edad de oro varios conflictos como la Guerra de Corea, la de Vietnam, o la Revolución cubana. Los tres conflictos provocaron movimientos demográficos. Así, fueron muchos coreanos los que migraron a la propia Asia (China, Vietnam, etc.) o a los Estados Unidos. Y en el caso de la guerra de Vietnam, consideremos que la potencia del norte, finalmente derrotada en el conflicto, tuvo que brindar asilo a muchos vietnamitas del hoy desaparecido Vietnam del Sur.

La revolución cubana afectó fuertes intereses no sólo de Estados Unidos, sino también de la élite nativa, que en su mayor parte apoyaba al dictador Fulgencio Batista y en su derrota, se refugió en Miami, donde actualmente existe una fuerte colonia de cubanos enemigos de la revolución.

Monumento a los exiliados cubanos en Miami, Florida.
Fuente: Wikipedia

La inestabilidad política de los años cincuenta, sesenta y setenta en América Latina, caracterizada por el establecimiento de feroces dictaduras y el auge de movimientos revolucionarios, provocó la existencia de numerosos exiliados políticos. México, con su tradicional política exterior, dio asilo a uruguayos, argentinos, chilenos, guatemaltecos, salvadoreños y nicaragüenses, por mencionar a los principales.

A partir de los años setenta, la economía mundial inició un periodo de estancamiento. Además, la mayor mecanización de la industria fue haciendo que se necesitase menos mano de obra. Esto tuvo como consecuencia que los países más avanzados fueron cerrando sus fronteras a los extranjeros que buscaban trabajo, y al mismo tiempo incentivaban el regreso de los trabajadores extranjeros a sus países de origen.

Sin duda los movimientos migratorios más importantes del siglo XX y lo que va del XXI tienen como motivos principales, la crisis política de los países socialistas y la crisis económica de los países africanos y latinoamericanos. Así, se han formado dos grandes polos de recepción de migrantes: los Estados Unidos y Europa occidental.

La caida del muro de berlin.
Fuente: Wikipedia

Autoevaluación.

Instrucciones: Lee con detenimiento las siguientes frases y relaciónalas con la imagen correspondiente.

A] La inestabilidad política: establecimiento de feroces dictaduras y auge de movimientos revolucionarios en Latinoamérica provocó la existencia de numerosos exiliados políticos: uruguayos, argentinos, chilenos, guatemaltecos, salvadoreños y nicaragüenses.

B] Enfrentamiento bélico que provocó la emigración a México de miles de españoles, gracias a las facilidades otorgadas por el Gral. Lázaro Cárdenas. Los artistas e intelectuales que llegaron a nuestro país alimentaron la cultura mexicana.

C] Conflicto mundial que implicó la emigración de miles de personas antes, durante y después del mismo, muchos de ellos fueron perseguidos por sus ideas políticas, religión, raza o situación social; hacia América, especialmente a Estados Unidos.

D] Movimientos de independencia de las colonias o territorios bajo influencia europea en Asia. Un parte importante de estos conflictos sociales y políticos tenían como resultante importantes movimientos de población, que migraba de país a país o trataba de llegar a Europa.

menu