El Imperio Bizantino

Imperio Bizantino o Imperio Romano de Oriente sobrevivió casi 1000 años a la caída de Roma. Continúo sólido y rico durante los siglos de estancamiento de Europa Occidental y siguió siendo ilustrado y culto cuando el resto del continente europeo vivía casi en la barbarie.

add
B@UNAM

El Imperio Bizantino

Antecedentes

En sus últimos años de existencia el Imperio Romano abarcaba tanto territorio que hubo necesidad de fundar una segunda capital. Fue el emperador Diocleciano quien decidió dividir el Imperio. Transcurridos cuarenta años, el emperador Constantino decidió convertir a la antigua Bizancio en la capital del Imperio Romano de Oriente.

Constantino mandó reedificar la ciudad y dio facilidades a los que quisieran vivir en ella. La bella urbe se llamaría Constantinopla, en honor al emperador. El 11 de mayo de 330 se celebró la inauguración de esta ciudad, que tenía una situación estratégica envidiable por situarse en la península europea colindante con Asia en medio del camino que unía las fronteras del norte y del oriente, dotada de la importante bahía del Cuerno de Oro y protegida de los asaltos navales por las rápidas mareas del Proponto; provocando en conjunto que se convirtiera rápidamente en el paso obligado de gran parte de las rutas entre Europa y Oriente.

Fuente: Wikimedia

Esa ubicación propició su papel histórico y cultural: el Imperio Bizantino y en concreto su capital, Constantinopla, se convirtió en uno de los grandes herederos de la cultura clásica. Su cultura era más griega que romana pero fue lo suficientemente elástica para conservar lo más destacado de ambas. No sólo eso, sino que debido al contacto con diversas culturas orientales, principalmente persas e islámicas, el Imperio Bizantino logró edificar una civilización amplia y original. Cuando Constantinopla cayó en poder de los turcos, al final de la Edad Media, estas tradiciones antiguas vuelven a Italia con los sabios que las conservan y así tienen gran influencia en el Renacimiento.

Justiniano fue uno de los más importantes emperadores de Bizancio (527 a 565), representante del llamado cesaropapismo (es decir, el jefe del Estado lo es también de la Iglesia). Este personaje conquistó Italia (de los godos) y el norte de África (de los vándalos), recopiló el derecho romano e impulsó el comercio y la administración.

Justiniano en los mosaicos de la iglesia de San Vital en Rávena.

Fuente: Wikipedia

Bajo la llamada dinastía macedónica (867 a 1054), Constantinopla llegó a ser el primer Estado del mundo. Es entonces cuando ocurre el Gran Cisma, en el que se separan en definitiva la Iglesia de Oriente y el Papado. A raíz de este hecho, la religión romana oriental, que recibe el nombre de ortodoxa griega, tiene un importante impulso hacia el norte donde convierte a los pueblos eslavos al cristianismo gracias a sus numerosos misioneros enviados allá.

Debido al papel de Constantinopla como paso obligado de algunas rutas entre Oriente y Europa, los emperadores bizantinos tenían que mantener una poderosa flota militar y mercante.

Los bizantinos conservaron una importante manufactura de diversos productos, al que se sumó el monopolio estatal de la seda en tiempos de Justiniano. Fue el comercio de artículos de lujo el que acarreó a los bizantinos fama y fortuna. Así, fabricaban copas y cálices de oro y plata, cruces de oro destinadas al alto clero, joyas y esmaltes. El cristal bizantino cobró gran fama hasta que fue desplazado por el de Murano (de Venecia) en 1291. La lista de artículos de lujo de fabricación bizantina comprendía loza, marfil tallado, telas delicadas, perfumes y sobre todo seda.

El Imperio Bizantino cayó frente al ejército del Imperio Otomano, en el año de 1453. Bizancio fue el centro de la cultura durante más de 1000 años, en el Imperio se mezclaron la cultura romana con la de medio oriente, se consolidó y expandió el pensamiento ortodoxo griego y, comercialmente, fue el punto central del mundo Mediterráneo, centro fundamental de la época.

Para que conozcas más acerca de la expansión del Imperio Bizantino, te recomendamos el siguiente video:

Autoevaluación

En el siguiente mapa señala el numero que corresponde a la región.

menu